La avellana, también llamada «avellana cordobesa», es el fruto de tipo nuez del avellano común, (Corylus avellana). Etimológicamente proviene del latín nux abellana, «fruto seco de Avella», municipio italiano de la Campania. Tiene forma esferoidal, con un diámetro aproximado de 10 a 15 mm. Está formada por una cáscara fibrosa externa que rodea una cubierta lisa en la que se aloja la semilla. La cáscara fibrosa se seca durante la maduración.

La avellana es un fruto seco rico en ácido oleico, por ello es beneficioso para disminuir los niveles de colesterol en sangre y a prevenir trastornos del corazón. Además, su consumo aporta fibra, calcio, energía y vitamina E y B.

Avellanas