• 125 gr. de pipas de girasol crudas
  • 50 gr. de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharaditas de sal (10 gr.)
  • 300 gr. de harina de fuerza
  • Media cucharadita de levadura de panaderia deshidratada (5 gr.)
  • 1 cucharadita de miel o miel de caña (10 gr.)
  • 300 gr. de agua

Preparación:

  1. En una sartén, fría las pipas con el aceite y una cucharadita de sal hasta que estén doradas y deje enfriar.
  2. Ponga en el vaso la harina, la levadura, la miel, 20 gr. de aceite frito de las pipas y 200 gr. de agua y amase 3 minutos, vaso cerrado, vel. espiga
  3. Añada las pipas escurridas (reserve una cuarta parte si quiere espolvorear como decoracion) y los 100 gr. de agua restantes y programe 3 minutos, vaso cerrado, vel. espiga y vierta la masa en una manga pastelera desechable
  4. Precaliente el horno a 220º
  5. Corte la punta de la manga pastelera dejando un orificio de 8 mm y, directamente sobre las 3 bandejas de horno forradas con papel de hornear, forme bastones de 12-14 cm. de largo separados unos centímetros unos de otros. Reparta el aceite restante sobre las barritas apoyando el pincel en la superficie. Si lo desea, espolvoree la superficie con pipas y sal.
  6. Hornee las barritas por tandas durante 10 minutos a 220º o hasta que pierdan toda la humedad y estén doradas y crujientes